Boadilla se queda sin este evento popular durante sus fiestas. En mayo sí habrá corridas de toros, en la celebración de San Babilés.

El pasado 24 de mayo el Ayuntamiento de Boadilla del Monte sacaba a concurso las corridas de toros que llevaba celebrando desde 2012 con motivo de las fiestas patronales, que tienen lugar en octubre.

Al concurso que se inició en mayo se presentaron  seis empresas. La oferta económica de una de ellas, Gestiones Taurinas Taurosanclana S.L. bajaba la media del resto de compañías.

Baja temeraria

La Mesa de Contratación consideró desproporcionada, conforme a lo dispuesto en los pliegos, la oferta de Taurosanclana. Ésta presentó un informe justificando sus condiciones económicas.

Sin embargo, a finales de julio, tras un segundo estudio, la Mesa de Contratación volvió a estimar desproporcionada esta oferta ante la posibilidad de que Taurosanclana no pudiera ofrecer los festejos con todas las garantías por haber elaborado un presupuesto muy ajustado, sin la debida justificación de gastos y sin una adecuada previsión de ingresos.

Por tanto, tal y como ordena la Ley de Contratos del Sector Público, el Ayuntamiento excluyó a Taurosanclana de la clasificación por baja temeraria de la oferta económica y adjudicó el 24 de julio el contrato a la siguiente empresa que más puntuación había obtenido.

Bloqueo administrativo

Contra esta decisión, Taurosanclana interpuso también a finales de julio un recurso especial ante el Tribunal Administrativo de la Contratación Pública de la Comunidad de Madrid, lo que implicó que el Ayuntamiento suspendiera la adjudicación de las corridas de toros.

El Tribunal dictó una resolución el 30 de agosto inadmitiendo el recurso de Taurosanclana. Argumentó que la empresa no lo había presentado contra la adjudicación del contrato, sino contra la clasificación en la que quedaba excluida por baja temeraria.

Sin embargo, el 4 de septiembre, a la vista de los plazos necesarios para formalizar el contrato con otra sociedad, el Ayuntamiento no tuvo más remedio que suspenderlo dada la proximidad de las fiestas y la imposibilidad de cumplir el calendario que marca la ley para este tipo de licitaciones.

En cambio, sí habrá suelta de reses y encierros populares el 4, el 5 y el 6 de octubre. Precisamente estos espectáculos fueron incluidos en los festejos de Boadilla cuando el actual alcalde, Javier Úbeda, era concejal. El Ayuntamiento se ha comprometido a celebrar corridas de toros en mayo, con motivo de las fiestas de San Babilés.

La empresa que impugnó

Taurosanclana había propuesto utilizar la solvencia técnica de Gestión Taurolidia, cuyo administrador único es José Manuel Bello Montes.

Este empresario taurino debía mantener una estrecha relación con Taurosanclana, ya que también le permitió utilizar la dirección de correo electrónico de su ganadería, Bellos Montes, como contacto en la información que la sociedad presentó al Ayuntamiento durante la licitación.

Bello Montes, conocido en el mundo taurino como José Montes, ha sido el empresario de varias plazas de Castilla-La Mancha, Castilla y León y de la provincia de Madrid.

Almorox, Porzuna, Pedro Muñoz y Ontur

En 2013 se adjudicó a su empresa, Engue Agropecuaria, el contrato de la plaza de Almorox (Toledo), donde presentó el cartel de Víctor Puerto, Rafael de Julia y Pérez Mota. También le fueron adjudicados los contratos de Porzuna y Pedro Muñoz (Ciudad Real), donde Víctor Puerto también iba en cartel.

Pues bien. En julio de ese año, Puerto se unió a la huelga de la Unión de Toreros y rechazó torear en Porzuna. Según el manifiesto de la convocante, los paros se realizaban en protesta “contra la costumbre ya extendida y habitual de que en determinadas plazas no se pague a los toreros”. Almorox, Porzuna y Pedro Muñoz eran tres de las 24 plazas manchegas que tenían deudas con los toreros contratados, según la Unión de Toreros.

También en 2013, Montes fue acusado por la Comisión de Seguimiento del Convenio del Ayuntamiento de Ontur (Albacete) de impago a los toreros y de tener deudas con la Seguridad Social.

Sepúlveda

A Montes también se le relaciona con un escándalo en las corridas de toros de Sepúlveda (Segovia) de 2013. La empresa Gestiones Taurinas Andaluzas, cuya administradora única es la misma que la de Taurosanclana, recibió la adjudicación del contrato y se retiró pocos días antes del festejo taurino.

El último caso con el que se relaciona a Montes es el de la Feria de Almorox de este año. A principios de agosto, después de haber adjudicado los festejos, una de las dos empresas excluidas impugnó el contrato. Taurosanclana se había presentado y se quedó fuera de la licitación al no haber presentado la documentación exigida en los pliegos.

El Ayuntamiento de Almorox tuvo que tuvo que constituirse como empresa para asegurar la Feria e indemnizar a la que había sido previamente contratada con 4.000 euros.