Los afiliados, simpatizantes y vecinos de Boadilla del Monte que quieran buscar ‘cobijo’ en la sede del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) no pueden hacerlo. Su última sede, sita en la calle del Álamo número 6 que abrió sus puertas hace más de una década lleva cerrada 16 meses, desde que los dirigentes de la agrupación local la cerraron porque carecía de licencia de actividad.

La licencia de los locales abiertos al público garantiza unas condiciones de seguridad, accesibildad, salubridad o higiene.

La portavoz del Partido Popular de Boadilla del Monte, Sara de la Varga, denunció que la ausencia de licencia de actividad demostraba el desprecio por parte de la cúpula socialista a las normas urbanísticas: “Un partido no puede fiscalizar la actividad de un equipo de Gobierno si previamente ellos mismos no dan ejemplo de acatar las leyes y conocerlas”, afirmó la edil popular.

El otrora portavoz del PSOE de Boadilla del Monte, José Antonio Martín, reconoció en una carta dirigida a los militantes el abandono total de la agrupación por parte de dirigentes regionales. Han pasado 16 meses, ha habido movimientos en el grupo municipal socialista y en la cúpula de Madrid… pero la vida sigue igual.