Doscientos treinta y cinco años después de que Francisco de Goya retratara a la familia del Infante D. Luis el pintor ha vuelto al Palacio. Lo ha hecho con la exposición de sus Caprichos, una colección de 80 grabados considerada una obra clave en la historia del arte español, que permanecerá en Boadilla hasta el 5 de diciembre.

Los grabados representan una sátira y crítica social a la España de finales del siglo XVIII en defensa del entendimiento y la racionalidad. En ellos se muestran seres delirantes y escenarios absurdos en los que se invita a reflexionar sobre el ser humano.

La muestra ha sido organizada  por el Ayuntamiento de Boadilla en colaboración con la Fundación Dancing for de Millenium Goals, cuyo fin es difundir los objetivos de desarrollo sostenible de Naciones Unidas a través de la cultura y el arte. Además, se acompaña con otras acciones culturales como la conferencia ofrecida por la comisaria de la muestra, Pilar Sedano, y talleres artísticos.

“Los caprichos de Goya y su crítica social” se puede visitar de forma gratuita hasta el día 5 de diciembre. Los horarios son los siguientes: de martes a jueves de 11:00 a 14:00 y de 16:30 a 19:30 horas. Los viernes, sábados y domingos, de 11:30 a 15:00 y de 17:00 a 20:30 horas.