Las fiestas de Boadilla del Monte, que se celebrarán entre los días  4 y 12 de octubre, contarán con un amplio dispositivo de seguridad integrado por 250 efectivos, entre Policía Local, Guardia Civil, vigilancia privada y Protección Civil, que se encargarán de la vigilancia y control de todas las actividades, con especial incidencia en aquellas en las que se espera más afluencia de público. 

La vigilancia será mayor en el recinto ferial, especialmente en horario nocturno, con un sistema de videovigilancia integrado por quince cámaras instaladas dentro y fuera de la carpa. Habrá también agentes de paisano y hasta 12 perros que ayudarán a la detección de drogas. 

El control se extenderá a los parques para evitar “botellones” y posibles delitos contra el patrimonio o el mobiliario urbano. El parque más cercano al recinto, el ubicado junto al McDonald,  se vallará en todo su perímetro.   

Tal como se hizo el pasado año, se incorporarán doce perros que ayudarán a la detección de drogas. Los controles de alcoholemia también se incrementarán  y se instalará un doble vallado en la parte trasera del recinto ferial. Además habrá planes especiales de evacuación. 

Como complemento al dispositivo de seguridad, el Ayuntamiento instalará de nuevo un Punto Integral de Atención e Información al ciudadano, atendido por profesionales especializados en psicología y emergencias,  que complementará la labor de las fuerzas de seguridad para atender cualquier incidente que pudiera producirse.